Su origen se remonta a 1896-97, en Nueva Gales, Australia.

El fruto es piriforme, de base ancha y corta, de tamaño mediano a grande, de 270 a 280 gramos. La epidermis es de color verde claro y cambia al amarillo en el momento de la madurez, con numerosas lenticelas oscuras y notables.

La pulpa es blanco cremoso, consistente, de textura fina, aromática, jugosa, dulce ligeramente acidulada y de muy buena calidad organoléptica.

Packam´s
Cosecha: mediados de Enero y Febrero